Hoteles en Peñíscola

La ermita de sant antoni, romería entre la naturaleza

ERMITA-DE-SANT-ANTONI

Además del propio núcleo de población principal y de las urbanizaciones que están creciendo a su alrededor, el término de Peñíscola abarca también otros lugares de interés que son una auténtica delicia para el visitante. Uno de los más espectaculares es la Sierra de Irta, un paraje natural que rodea el núcleo de población y que nos ofrece rutas de senderismo espectaculares, playas y calas casi vírgenes y todo un mundo de naturaleza a nuestro alcance.

En este propio paraje encontramos también uno de los edificios más singulares de todo el término de Peñíscola, la encantadora Ermita de Sant Antoni, que data del siglo XVI. Una ermita curiosa y no muy grande, pero sí lo suficiente como para atraer a muchos visitantes. Además de la propia ermita, el complejo donde está cuenta también con una hospedería, y con la casa del ermitaño, encargado de guardar el lugar. Desde el patio de la hospedería se tienen unas vistas magníficas del litoral mediterráneo.

La ermita suele recibir visitantes del propio paraje natural, o gente que conoce su existencia en Peñíscola y se anima a visitarla, por su situación privilegiada y las vistas que ofrece. Pero el momento más concurrido en esta ermita se produce el Domingo siguiente al Domingo de Pascua, cuando se celebra una espectacular romería que parte desde Peñíscola hasta este lugar, rodeada de diversos actos festivos en honor a Sant Antoni.

Ese domingo es un día perfecto para visitar dicha ermita y vivir toda la romería y las fiestas que la rodean, una de las tradiciones más importantes dentro de la primavera en Peñíscola. En un paraje espectacular, una ermita de este tipo pone un punto diferente, rodeada de naturaleza, donde se respira una paz y una tranquilidad absolutas, para los amantes de este tipo de lugares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ocho − 2 =